lunes, 15 de abril de 2013

Segunda República Española, experiencia social

Lejos de crear un artículo que recoja de forma exhaustiva y minuciosa el contexto histórico de la Segunda República Española, pretendo abarcar con la mayor brevedad y sencillez (lo que es difícil al ser un tema tan extenso) la que fue la experiencia republicana en cuanto a reformas e intentos de modernización y justicia social,.

A pesar de la intensa demonización que el régimen fascista del general Francisco Franco llevó acabo con respecto a la etapa republicana en nuestro país, y la posterior criminalización que determinados sectores actuales de la sociedad continúan haciendo, es innegable el hecho de que fueron los ideales republicanos los que trajeron el mayor proceso (o al menos, intento) de modernización y adquisición de justicia social con respecto a la clase trabajadora que se ha dado en nuestro país, y, por otra parte, fue también un fenómeno de democratización que sin embargo trajo obstáculos a la hora  de alcanzar estos objetivos, que destaco como principales y sin entrar a especificar las etapas en las que se dieron :

-Una reforma agraria  que mejoraría las precarias condiciones de la masa campesina, atacada por el paro y el sometimiento de terratenientes y otros propietarios de las tierras; y con la que se consiguió la expropiación a latifundistas y señoríos.


-Una reforma  militar que tuvo como objetivo el sometimiento del poder militar al civil, la necesidad de cursos universitarios y exigencia de estudios a los candidatos a puestos superiores en el ejército (hecho que oficiales criticaron por ser "un intento de diluir el espíritu militar") la reducción del número de oficiales en el ejército, y la reducción del servicio militar obligatoria.


-El reconocimiento de las autonomías mediante la creación de estatutos.


-La intensa campaña por la educación pública de cara a eliminar la analfabetización y que trajo consigo la construcción de decenas de miles de centros educativos.


-Reformas laborales que afianzaron el poder de los sindicatos y garantizaron la organización del movimiento obrero.


-La creación de un Estado laico de cara a la reducción del poder de la iglesia católica.
Se darían movimientos revolucionarios que desencadenarían la quema de iglesias, producidos por el intento de erradicar los privilegios de la iglesia católica en España.


Estos procesos contaron con la oposición de la derecha monárquica, los carlistas organizaron las milicias de requetés, por otra parte, la iglesia católica vio peligrados sus intereses debido a los movimientos revolucionarios que actuaban contra sus privilegios.

Durante el denominado “bienio negro” los partidos de centro-derecha, aliados con la derecha católica (CEDA) trataron de frenar las reformas llevadas acabo en los gobiernos anteriores.

Además de la intentona de golpe de Estado del general Sanjurjo que tuvo como respuesta una huelga general, y que conllevó la suspensión de los órganos de prensa de estos sectores fascistas (ABC y Acción Española) y a la expropiación de las riquezas de la alta nobleza española que había financiado el golpe. Los fascistas, por otra parte, contaron con la subvención de los monárquicos después del fracaso de la “Sanjurjada”. La retirada de capital de los mercados de las potencias capitalistas extranjeras por el miedo a las nacionalizaciones que podrían producirse gracias a la fuerza que tenía la izquierda en la República.

Por último, destacar la relevancia de los comités populares y los movimientos revolucionarios que tuvieron lugar durante la revolución social del 36, producida como respuesta y defensa de las libertades civiles al golpe de Estado dirigido por Francisco Franco que acabaría con la República estableciendo una dictadura fascista. Este fenómeno tuvo como base ideológica el anarcosindicalismo, el comunismo libertario y el marxismo.

Durante la revolución social tomaron especial relevancia los comités populares, el anticlericalismo, la colectivización de elementos económicos como la cinematografía, la madera, además de colectividades agrarias.

Sería esta la última lucha por la defensa de la dignidad y libertad popular, hago un llamamiento al recuerdo de todos aquellos que dieron su vida por la República y que combatieron al fascismo.
No pasarán dijimos, y pasaron, pero por encima de cadáveres, no de ideas, y por eso la tricolor sigue ondeando en la actualidad.

                                           

Proclamación de la República el 14 de abril de 1931




Milicianas republicanas en la barricada





Manifestación por la Tercera República

No hay comentarios:

Publicar un comentario